¿Seguro que tu cliente necesita branded content?

Photo by Sticker Mule on Unsplash

Hay una especie de status quo contemporáneo que asegura que hay que estar en las redes sociales y crear contenido de calidad para los usuarios. Y se dice así como por repetición. Se oye tanto y desde hace tanto tiempo, que oye, pues será verdad… ¿O no?

Sin embargo, no pocas veces he visto como a clientes se les desarrollaba una estrategia de branded content para Youtube, Twitter, Facebook, Instagram, blog corporativo… por proponer se les proponía hasta Snapchat y Persicope… ¿no hay ninguna más por ahí señora?

Recuerdo una reunión con cliente, una empresa top tecnológica internacional, en la que su directora de marketing afirmaba, con la boca pequeña, que no tenía claro hasta que punto suponía un impacto en las ventas crear posts con imágenes, infografías o gifs creativos para tener 3 retuits y 2 likes (realizados además por la propia usuarios empleados de la empresa) y un engagement del 2% mensual.

Y está la obsesión de publicar varios tuits a la semana rascando de donde no hay. He visto Community Managers quejándose de que ya no sabían qué meter en una enésima infografía de una compañía petrolífera. Que si, que con el petróleo se hacen muchas cosas, pero no da para tanto oiga.

No es por criticar en exceso pero es que además, es fácil observar que casi todas las grandes compañías dedican un importante presupuesto para subir todas el mismo tipo de contenido insustancial e irrelevante. Se supone que para fidelizar unos pocos miles de followers en Twitter (decenas de miles con suerte) que en realidad no interaccionan con ellos en absoluto.

Porque una cosa podría ser la utilidad o necesidad de tener presencia en Redes Sociales, pero ¿qué necesidad hay de crear contenidos sin parar? ¿Acaso todas las compañías lo necesitan?

Como en cualquier otro entorno disruptivo, con el surgimento de las redes sociales, nadie sabía a ciencia cierta que podría ocurrir. Algunas agencias muy visionarias se lanzaron a proponer cosas super interesantes y novedosas. Pero ahora ya tenemos experiencia e información y vemos que para según qué clientes, esto de las RRSS no es la panacea. Así que toca un enfoque diferente y proponer otras cosas que ya están funcionando. Hay start ups usando las RRSS de forma muy interesante y generando mucho volumen de ventas.

Y digo ventas, si, porque no deberíamos perder el sentido real de la publicidad, que no es otro que el de aumentar la ventas de nuestros clientes a través de estrategias creativas en cualquier tipo de soporte, ya sea nuevo o viejo. Me parece evidente que sólo algunas empresas deberían dedicar esfuerzo a generar contenidos o a entretener al personal. Para eso ya hay compañías específicas.

Tal como yo lo veo, la potencia real de las redes sociales está en su inmensa masa de usuarios vista desde la perspectiva de su totalidad. Una ingente cantidad de personas sobre los que es posible realizar publicidad segmentada y recoger datos a precio residual comparado con otros medios de masas. Un entorno ideal que permite infinidad micro inversiones paid media para experimentos publicitarios altamente creativos. Probar de forma ágil sin temor a equivocarse.

Y que quede claro, yo no digo que las compañías no tengan que tener presencia en RRSS y mucho menos que no inviertan en monitorear qué se diciendo de ellos a través de herramientas tipo Brandwatch. Pero tengo mis dudas de si estamos siendo totalmente honestos con cliente proponiéndoles lo que necesitan o si sólo les estamos abriendo la cartera antes de que lo haga otro.